Cuando llegan estas fiestas suelen ser  los abuelos los principales responsables de preparar las cenas y comidas y si eso no es suficiente también son los responsables de cuidar a los nietos al igual que durante todo el año aunque en estos días la tensión se agudiza al tener que preparar todos los ágapes y aun así deben “aguantar” que sus propios hijos les adviertan o recriminen de aquello que no deben decir a los niños. Los abuelos de hoy en día necesitan de un  manual para seguir las instrucciones que les mandan una “panda” de padres irresponsables que a veces no sé si los dejan al cuidado de los abuelos porque creen que los cuidan mejor o porque así se ahorran unos euros y además aprovechan para ir al gimnasio o de compras, algo que no les permitiría el tenerlos en una escuela infantil.

  • Desde que te fuiste no ha parado de berrear, hija. No digas berrear, los niños simplemente lloran y lo hacen por algo, es su manera de expresarse. ¡Vale!
  • Vamos a hacer la ametralladora – pam, pam – Mamá no le enseñes a matar, enséñale mejor a salvar ballenas.
  • Creo que me pueden dejar un parque que tiene la tía en su trastero. Esos parque son jaulas mamá; los niños deben estar en un espacio abierto para experimentar y desarrollar su curiosidad.
  • Este niño se va a matar. Mamá no seas dramática, no pasa nada.
  • ¿Qué te has metido en la boca? Eso es caca. Mamá no le digas eso, no le regañes y le digas a todo que es caca, la caca es la caca; la confundes, luego cuando hacen caca piensan que es algo malo, se sienten culpables.
  • ¡Ay marranita! Te has cagado otra vez ¿Eh? Pero mamá no le digas eso; ríete con ella mientras la limpias o hazle cosquillas pero no la regañes por hacerse caca.

Estas son algunas “perlas” que los hijos dicen a las abuelas, que piel tan fina tienen los padres de hoy pero solo para los abuelas porque cuando llegan a casa con sus hijos solucionan los problemas con gran prontitud, les dan el móvil o la tableta y ya tienen niños tranquilos. Madres que deciden darles el pecho a demanda y cuando dejan a los niños en casa de los abuelos, estos no saben cómo callarlos. Padres que pretenden que los abuelos estén más de una jornada laboral solo mirando a los niños porque deben estar fuera del cochecito o sin parque y los abuelos temen que les pase algo; la solución que estén detrás de ellos. Abuelos que deben hacer cursos de psicología para tratar a los príncipes y princesas de hoy a pesar de haber educado muy bien a sus hijos pero a estos no les vale para los suyos.

Reflexión: debería escribir un manual para la abuela perfecta y se reduciría a unas pocas líneas; contraten a una niñera o dejen al bebé en la escuela infantil, así se asegurarán que el trato y el vocabulario es el adecuado sin miedo a equivocaciones y sobre todo y como tendrán que tocarse el bolsillo – que es realmente lo que importa – se asegurarán que sus pequeños son educados con excelencia. Nos vemos

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: