Todos hemos escuchado alguna vez eso de “Todo tiene un precio” y no siempre es económico, puede ser en esfuerzo, trabajo o responsabilidad; así pues en España el porcentaje de aprobados en Selectividad supera el 90% mientras que en Finlandia solo el 20% de los alumnos cursan estudios universitarios pudiendo echar un vistazo al progreso de cada país tanto social como económicamente; la universidad es “gratis” económicamente hablando pero el precio es alto en esfuerzo y responsabilidad todo lo contrario a nuestro país donde en algunas carreras hasta hace muy poco se podía acceder con menos de un cinco y si hablamos de Magisterio estaría entre las notas más bajas para acceder a estudiar este Grado; en Finlandia solo estudian Magisterio el 10% ya que aquí la criba es muy severa siendo conscientes de que un país depende de la educación de sus ciudadanos.

El periodista Andrés Oppenheimer nos explica muy bien el significado de meritocracia en el mundo universitario aunque en España hay que hacer pocos méritos para entrar en la universidad. Para este autor el secreto de Finlandia se reduce a tres palabras “Educación, educación, educación” junto a la austeridad y la mesura viendo mal la ostentación y la fanfarronería; ya nos vamos dando cuenta de por qué ningún sistema educativo nos da el resultado que quisiéramos pues ostentación y fanfarronería nos sobra mucho y cada día más. Los maestros son la clave en Finlandia, ser maestro no es una segunda opción, es la primera y no lo eligen porque tendrán muchas vacaciones o porque la nota para acceder será de las más bajas si n o porque son conscientes del futuro de su país y la única manera de vivir en un país de nivel  es tener los mejores maestros y uno de los mejores sistemas educativos.

Ahora nos desplazamos a un país donde al igual que en España se ha de pagar por los estudios universitarios – Singapur – siendo el 30% de los jóvenes los que cursan estudios universitarios; para poder abonar dichos estudios piden préstamos que pueden devolver hasta 20 años después de graduarse; en España nuestros jóvenes piden préstamos para comprarse un coche o una moto o para irse de viaje y en la mayoría de los casos no tienen que pedir el préstamo pues se lo regalan sus padres. La educación se ha convertido para los habitantes de Singapur en una “obsesión” nacional nos dice Andrés, pasando del tercer mundo al primero en el que nos encontramos nosotros aunque no lo demostremos; para los singapurienses la “Educación es una cuestión de supervivencia” y al igual que en Finlandia ser maestro no es fácil ya que hay que tener excelente capacitación y muy buenas notas desde la universidad.

Reflexión: los profesores en Finlandia ganan unos 5.700 euros al mes, recibiendo un bono anual en función de los resultados y cada tres años son evaluados por un grupo de expertos. Aquí se estarán frotando las manos al ver la cantidad pero ya en alguna ocasión se propuso la evaluación al docente y están en contra, al igual que cobrar un incentivo dependiendo de los resultados o subir la nota de acceso al Grado y equipararlo a Medicina  y me pregunto ¿De verdad nos importa la Educación? No demasiado, y mientras sigamos pensando así, mientras más del 90% de los jóvenes pasen por la universidad para luego ocupar cualquier puesto de trabajo sin importar la remuneración nuestro país no solo no progresará si no que se empobrecerá cada vez más y no solo económicamente si no socialmente. Nos vemos

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: