Cuando alguien fallece se suele decir de él o ella que fueron muy buenos aunque no lo fuese pero el momento no deja cabida para otro tipo de opiniones pero si de alguien se puede hablar siempre bien aun cuando ya se han ido es de nuestras mascotas y digo “alguien” porque forman parte de nuestras vidas o al menos es mi caso.

Fue la primera mascota de mi casa y de mi familia sin contar por supuesto con una cobaya y un par de peces que como cada niño – creo – tuvo mi hija. Nunca me planteé tener un perro pues me daban miedo desde el más grande al más pequeño. Llegó a nuestra casa hace 12 años y casi por casualidad, pequeño, chato, arrugado pero con muchas ganas de compartir sus aventuras, me enamoré de él a primera vista y aunque no lo creáis a los pocos días o semanas me di cuenta qué significaba el amor incondicional, la lealtad, el apego, la fidelidad; te daba todo su amor a cambio de nada. Compartimos vacaciones, fiestas y tal vez los momentos más significativos de nuestras vidas, compartió carnavales, Halloween y cualquier evento al que lo pudiera llevar, algunos pensarían que estoy un poco loca pero a mí me daba igual porque él – Sultán se llamaba – me daba su vida si era necesario.

Gracias a él conocí a gente maravillosa con la que comparto una estrecha amistad y él fue parte de todo mi círculo de amigos porque desde el día que llegó a casa todos entendieron que ya no entendía mi vida sin él. Él preside el salón de mi casa con un retrato que le pintaron a mano, también me pintaron a mano unas zapatillas en las que va él y la mascota de mi hija – Pepe –  que es de la misma raza y que gracias a él estamos aliviando nuestro duelo; como veis los tenemos en nuestra vida para los momentos más importantes.

Ellos están presentes en las grandes catástrofes para recuperar vidas, ellos ayudan a las personas invidentes, a los niños autistas, también ayudan a las personas con diabetes para avisarles de las subidas de azúcar, actualmente se los utiliza como terapia en las residencias de mayores e incluso en los colegios pues mejora el rendimiento académico. Aún recuerdo cuando llegaba a casa y saltaba y corría como si no me hubiese visto en un año, aún recuerdo cuando no me dejaban entrar en algún sitio pues llevaba mascota y por supuesto no entraba no solo ese día sino nunca y pensaréis que fui una exagerada pero ojalá muchos niños se comportasen la mitad de bien que ellos. Le compré un cochecito para pasear cuando íbamos de viaje pues era un carlino o pug y la verdad que no se caracterizan por grandes caminatas.

Hoy no está a mi lado pero solo físicamente porque como se dice en la película Coco “Solo se muere cuando se olvida y nunca te voy a olvidar”. De mi marido fue su fiel escudero, fueron una pareja única como Don Quijote y Sancho, como Oliver y Benji, como El Gordo y el Flaco, como Pinocho y Geppeto, pasearon juntos mañana y tarde hasta el último día de su vida; fue un miembro más en la comunidad de vecinos e incluso en el barrio, todo el mundo conocía a Sultán y hoy después de un mes aún hay gente que aún pregunta por él.

Reflexión: este es mi pequeño homenaje para Sultán, un perro pequeño de tamaño pero grande de corazón que nos ha dejado un vacio difícil de llenar, no podremos vivir ya sin mascota porque su amor y su fidelidad no la encontraremos en nadie y como este blog es de educación, os animaría a todos a que tengáis una para que los niños se hagan responsables, sean fieles a todo aquello que hagan y sobre todo amen de verdad no por el interés de recibir algo a cambio. Las mascotas nos enseñan mucho, más que nosotros a ellas aunque pensemos que es al revés, si aprendiésemos de ellos seríamos todos un poco mejor. Gracias Sultán por todo lo que nos diste. Nos vemos

Participa en la conversación

2 comentarios

  1. Pues si Sultán te echamos de menos pero toda mi familia no te olvida de hecho tengo tu foto en el comedor de mi casa y siempre nos acordamos de el . Sultán eres un campeón

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: