Todos hemos oído hablar de PISA, para algunos es una referencia, para otros no significa nada pero creo que al igual que nos miramos al espejo para ver qué tal estamos, debemos mirar a esos sistemas educativos que son referencia y que sus sociedades progresan al ritmo que exige la sociedad. De nuevo han dado un paso hacia delante y consideran que los alumnos son los responsables de su propio progreso, ellos van a tener que decidir cómo aprenden y qué aprenden. El lema de los alumnos fineses es “Puedo hacerlo y voy a hacerlo”, entienden que deben ser autosuficientes ya que el futuro es incierto, habrá otras profesiones ya que las máquinas reemplazarán a los humanos.

En España algunos colegios de primaria ya trabajan como los nórdicos pero ellos dan un paso más en lo que a responsabilidad se refiere; trabajan por proyectos desde hace tiempo dejando a un lado el estudio de las asignaturas como lo conocemos. La coordinadora de la Semana de la Educación de Helsinki, Taimela, sostiene que los alumnos deben aprender a comunicarse, a desarrollar el pensamiento crítico, a trabajar en equipo o resolver problemas aunque algunas cosas se aprenden como antes. La coordinación de los docentes es primordial “A veces los alumnos van más rápido que los alumnos y a los más aventajados les sacamos a que enseñen” algo impensable en nuestro país ya que en la docencia, los docentes creen siempre tener la última palabra y creen que saben más que todos sus alumnos, no siendo siempre así.

A los alumnos les gusta compartir sus proyectos con otras clases, de hecho los niños atienden más cuando las cosas se las cuenta un compañero; aquí también sería difícil ya que la responsabilidad en la escuela se ha esfumado y los niños no paran de hablar en clase y sería difícil que se entendieran entre iguales.

El éxito finlandés radica según los expertos en que el profesorado está convencido de que todo estudiante puede alcanzar estándares altos y se lo transmiten, aquí aún hay muchos docentes que les dicen a sus alumnos que no conseguirán nada, aquí en muchos centros educativos los orientadores no conocen a los alumnos, una gran diferencia. Las diferencias sociales se igualan debido a una discriminación positiva, se invierte más en los centros con desventajas; tampoco sucede esto en nuestro país.

Reflexión: el pilar básico del éxito finlandés son sus maestros que gozan de una gran reputación y de la confianza de los padres; aquí es todo lo contrario, los maestros perdieron toda su credibilidad y respeto, y en algunas ocasiones son los propios padres los que manejan las aulas sobre todo desde que se crearon los grupos de whatsApp. Debemos dar más autonomía a los niños, enseñarles a valerse por ellos mismos, se les hace todo, se les hacen los deberes o se sientan con ellos a hacerlos, se les programan las actividades extraescolares, se les llenan de actividades todos los fines de semana, se les hace consumidores desde muy corta edad; en cambio cuando se trata del colegio apenas se les exige nada. Nos vemos

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: