Mucho han cambiado las cosas desde que iba al colegio y la mayoría para mejor: más comodidades, más y mejores medios de transporte, cuidado más exhaustivo de la alimentación, mejor sanidad pero cuando llegamos a la educación algunas cosas han mejorado, otras me parecen incomprensibles. Leo el titular “Por qué es mejor sacar un 8,5 que un 10” parece ser que el aprendizaje se optimiza cuando fallamos un 15% algo en lo que no estoy de acuerdo; siempre fui muy buena estudiante y mis calificaciones fueron muy buenas buscando siempre el 10 y cuando lo conseguía no bajaba por ello la guardia; al contrario, mi autoestima subía tanto que no dejaba de estudiar para conseguir muchos más.

Ya lo he repetido en más ocasiones, la educación y la formación se está adaptando a la baja, se está flexibilizando tanto que dentro de poco leeremos que “es mejor un 6,3 que un 8”. Se accede a un Grado universitario con un 5, ya no hay exámenes en septiembre porque tienen que descansar tres meses aunque sus calificaciones no sean las deseadas y lo que no han trabajado en 8 meses se pretende que se recupere en 15 días.

Reflexión: el mundo laboral cada vez es más exigente incluso sin saber cuáles serán las futuras profesiones y por el contrario a nuestros estudiantes se les exige menos, se les trata como “muñecos de cristal” que vayan a romperse si les exigimos. En mi opinión el futuro será del alumno excelente, que domine idiomas y sobre todo que sea creativo que con tanta flexibilidad yo lo dudo. Nos vemos

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: